Blogia
ÁREA DE EDUCACIÓN IZQUIERDA UNIDA LV CONVOCATORIA POR ANDALUCIA

Laicidad

Aguirre favorece los conciertos con empresas y órdenes católicas

   Desde el curso 2004/2005 Madrid ha concertado 10 centros ultracatólicos. Con Figar de consejera, la Secundaria ha pasado a ser mayoría en colegios privados con fondos públicos

LEER MÁS

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

¿Hostias en los colegios públicos?

¿Hostias en los colegios públicos?
Ayer presentamos en rueda de prensa la iniciativa que en forma de pregunta hemos presentado en el Parlamento de Andalucía para interesarnos por los acuerdos que la delegación de Educación mantiene con el obispado. No solo esta iniciativa es legítima, sino que es justa y refleja el sentir de un importante sector de la población en torno a como la Iglesia Católica se imniscuye en asuntos públicos. Y no hay mayor asunto público que la educación. Que este pais haya pasado en 80 años de un proyecto modernizador, racional y laico de la educación pública, como fue la II República, a una situación en la que la visita del Sr. obispo a colegios se justifique y se apoye desde la administración, dice mucho de la victoria de los "valores" del franquismo durante la llamada Transición. Nuestra iniciativa trata de llamar la atención sobre la ausencia de una visión de la educación pública como espacio donde la crítica, la racionalidad y la reflexión ayuden a combatir el dogmatismo y la propaganda.
 
     Ya sabemos que el problema está en la presencia de la Religión como asignatura en la enseñanza o en la ayuda constante, en forma de ingentes cantidades monetarias, que se presta a la Iglesia por parte del Estado. La visita del obispo a los centros educativos es un síntoma de degradación de la escuela pública.

    Reciéntemente hemos tenido un debate en el parlamento en torno a los niños robados durante el franquismo. Algunas estimaciones sitúan en 30.000 los robos solo durante los primeros años de la dictadura, hasta 300.000 en total. La Iglesia jugó un papel determinate para que dichos robos se produjeran, incluso se comportó como intelectual orgánico justificando dichos robos en función de políticas eugenésicas propias del nazismo. Aun no he escuchado a la jerarquía eclesiástica pedir perdón por algo tan brutal como eso. ¿No sería conveniente que los alumnos de Religión conocieran los crímenes que en nombre de la religión se han cometido, para propiciar que su educación se base en las enseñanzas del evangelio y no en la doble moral? ¿Me dejan acompañar al señor obispo para explicárselo a los niños y niñas?. No estamos señalando incumplimientos de la normativa, sino denunciando que la normativa permita semejante barbaridad.

    Los mismos que desde la derecha han montado en cólera acusándonos de estalinistas provocarían manifestaciones en las calles si un Imán de una mezquita visitara a los chavales, algo que tampoco queremos ver, de ninguna de las maneras. Los comunistas españoles no recibimos lecciones de libertad y democracia, y menos de la extrema derecha. Los comunistas españoles podemos darlas.

    He podido comprobar en los foros de los medios que se reprocha a IU que salga con estas con lo que está cayendo... De la crisis económica, del paro y la precariedad, de la calidad de los servicios públicos, nos ocupamos TODOS LOS DÍAS, con iniciativas en el parlamento, en los ayuntamientos y en la calle... pero no sale en los medios. No vamos a renunciar por ello a poner de manifiesto la barbaridad que supone educar a nuestros niños y niñas en el miedo a un Dios cruel en vez de en la crítica racional a los problemas de nuestro mundo.

Escrito por Jose Manuel Mariscal Cifuentes. Diputado de IULV CA por Córdoba


SI QUIERES SABER MÁS

Circus Christi: Se clausura una exposición

Circus Christi: Se clausura una exposición

Escrito por: Concha Caballero 

         Si no herir la sensibilidad social fuera un principio de la cultura, el Ulises no se habría publicado y Joyce hubiera descendido a los infiernos aferrado al monólogo de Molly Bloom. Si alguien hubiera sido mejor guardián de las esencias, el Arcipreste de Hita no nos hubiera regalado sus carnales serranas ni sus obispos amotinados contra la orden papal de no amancebarse. El Bosco, para no herir a nadie, no hubiese pintado sus delirios infernales donde los cerdos visten tocas de monja y los cocodrilos mitras obispales. Si la censura hubiese sido más meticulosa, La Celestina no existiría y no conoceríamos el mejor tratado sobre la sociedad moderna y el papel del placer. Si no herir sensibilidades fuera el límite a la creación, deberíamos decir adiós a las vanguardias literarias, a gran parte del mejor cine y de la creación artística.

      Por eso, es una pedrada contra el cristal de la libertad de expresión clausurar una exposición "por motivos de seguridad" y, aún más, pedir disculpas por haber "herido los sentimientos y las convicciones de un elevado número de personas". Sobre todo porque este comunicado rebosante de miedo lo emite la Universidad de Granada, nuestro idílico templo de la libertad, que además tranquiliza al respetable con una lapidaria frase final, digna de la disculpa de un hereje ante el tribunal de la Inquisición: "Mientras ha permanecido abierta (la exposición) sólo ha recibido la visita de 38 personas".

       Decía Santa Teresa que el calor de Sevilla hacía que allí el demonio tuviera más libertad de movimiento. Debe ser el frío de Granada el que produce que la ultraderecha tenga más mano allí que en ningún otro lugar de Andalucía y nos lluevan desde allí malas noticias, viento agitado, contra la libertad.

        Hace ya muchos años, la ultraderecha granadina protagonizó uno de los espectáculos más miserables de la Transición cuando agredieron, armados de crucifijos y porras, a los espectadores de la obra Demonis, de Els Comedians, porque hería su sensibilidad católica. Hubo una docena de pacíficos demonios heridos y el incidente se enterró en el olvido. Desde entonces no han dejado de movilizarse ante cualquier representación ofensiva para su ideología ultraconservadora. Son los mismos que han amenazado al autor de esta exposición fotográfica llamada Circus Christi sólo que en esta ocasión han obtenido, no la reprobación y la solidaridad con el autor amenazado, sino el éxito de la retirada de las fotos supuestamente ofensivas y la comprensión de las instituciones.

       Si en vez de representar un Cristo gay, la figura parodiada hubiese sido Mahoma, estaríamos hablando de integrismo religioso islámico, de intransigencia y de persecución. Sin embargo, el debate se ha desplazado a unos supuestos términos innocuos de buen gusto, respeto o calidad. Pero no es eso. No hace falta compartir el gusto ético o estético de una creación para defender su derecho a la existencia. La obra de arte no necesita una explicación, una justificación en el gusto popular, en su aceptación o no por el público mayoritario. La libertad de expresión consiste en poder decir, escribir, pintar o fotografiar y exhibir realidades o pensamientos contrarios a los propios. La crítica a la obra se debe ejercer no con la censura, sino con la palabra o con la no asistencia.

      En mi opinión, la transgresión a través del desnudo, la obscenidad o la homosexualidad ha dejado de tener virtualidad. A fin de cuentas, esta sociedad ha convertido en mercancía la exhibición de la intimidad en todas sus facetas. Los escandalizados no son más que ideólogos in extremis del integrismo religioso y político. Por eso duele, especialmente, esta genuflexión que les brinda la Universidad de Granada, desde donde nos han llovido en los últimos tiempos demasiadas malas noticias de cátedras abandonadas y de voces calladas.

LA ASOCIACIÓN CULTURAL ESCUELA LAICA DE VALLADOLID LE PLANTEA INTERROGANTES AL MINISTRO DE EDUCACIÓN, ÁNGEL GABILONDO, TRAS SUS DECLARACIONES EN SU VISITA A VALLADOLID

LA ASOCIACIÓN CULTURAL ESCUELA LAICA DE VALLADOLID LE PLANTEA INTERROGANTES AL MINISTRO DE EDUCACIÓN, ÁNGEL GABILONDO, TRAS SUS DECLARACIONES EN SU VISITA A VALLADOLID


         La Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid (ACEL) quiere mostrar su inquietud ante las declaraciones del Ministro de Educación, Ángel Gabilondo, en su reciente visita a Valladolid, según las cuales ve “razonable” la postura de la Junta de Castilla y León al defender la competencia de los Consejos Escolares respecto a la existencia de símbolos religiosos en los centros escolares públicos.
        La discusión sobre dicha competencia es algo ya superado, toda vez que la propia Constitución dejó zanjado el tema al establecer como principio la neutralidad del Estado. Por ello la decisión acerca de si se puede admitir la presencia o no de crucifijos presidiendo la actividad en las aulas de los centros públicos está ya tomada, al recoger el artículo 16 de la Constitución que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”.
        Por tanto no nos encontramos ante una decisión que tengan que tomar los consejos escolares. Pero tampoco las consejerías de Educación de las comunidades autónomas, ni tan siquiera el Ministerio de Educación, porque ya la tomó la Constitución, estableciendo con ello que cada ciudadano es titular del derecho fundamental a la libertad de conciencia, derecho que ha de ser respetado obligatoriamente tanto por los poderes públicos como por los demás ciudadanos (todos ellos están sujetos a la Constitución, según el propio artículo 9 de la misma).
Si el Ministro no lo conoce, puede leer la Constitución. Si el Ministro no lo conoce, ACEL puede poner a su disposición las sentencias y autos del Tribunal Constitucional que afirman el deber de neutralidad del Estado principalmente en los centros educativos públicos. Si el Ministro no lo conoce, ACEL le puede proporcionar las sentencias del Tribunal Supremo que establecen que los consejos escolares de los centros educativos públicos deber ser laicos, al margen de las creencias particulares de sus componentes.
             Pero si el Ministro lo conoce, ¿por qué se suma a los que ponen trabas a los derechos fundamentales de las personas?, ¿por qué se suma a quienes por activa y por pasiva intentan vulnerar dichos derechos?
A ACEL le cuesta creer que el Sr. Ministro desconozca que lo que han dicho los tribunales es que se trata de una cuestión que vulnera derechos fundamentales de las personas. Lo dijo un juzgado de Valladolid, y ahora lo ha repetido nada menos que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), coincidiendo ambos en que se vulneran derechos como la libertad de conciencia, la libertad de elección, o el principio de igualdad entre las personas. Estos órganos judiciales no están dirimiendo de quién es la competencia, están estableciendo claramente que se trata de actuaciones ilícitas, las decida quien las decida. Y jamás un consejo escolar puede tomar decisiones que vulneren derechos fundamentales de las personas.


      ¿Quién puede tener competencia para perpetrar una vulneración de derechos fundamentales? Nadie, sr. Ministro; nadie. Por el contrario, ACEL considera que es obligación del Gobierno defender a sus ciudadanos cuando alguien vulnere sus derechos fundamentales, y no dejarlos desamparados para que sean ellos los que tengan que hacer frente en procesos costosísimos en todos los sentidos. ¿Para qué está si no el Gobierno, si es incapaz de tomar la iniciativa y promover leyes que resuelvan estas situaciones?


           El pasado mes de Agosto el Ministro de Justicia, Francisco Caamaño, indicó que la futura Ley de Libertad Religiosa (debería llamarse de Libertad de Conciencia) establecería la obligación de retirar los símbolos religiosos de los centros educativos públicos. Ahora el TEDH con su clara y lógica sentencia le tiende una cuerda al Gobierno por si necesitaba asirse ante las presiones que pudiera tener de los sectores más integristas de la sociedad, y sin embargo parece caminar en sentido contrario.
          Entonces, ¿lo del Ministro de Justicia en Agosto no fue más que un globo sonda veraniego para comprobar reacciones?, ¿Cómo se entiende que tras la sentencia del TEDH el Gobierno diga que “la tendrá en cuenta en la elaboración de la futura ley de Libertad Religiosa” y ahora venga el Ministro de Educación diciendo que ve razonable que un consejo escolar pueda tener el poder de decisión para vulnerar los derechos que el TEDH asegura que se vulneran?
Sr. Ministro, ¿qué competencias tienen los consejos escolares de los centros públicos en materia de símbolos? ¿Pueden poner la bandera republicana en lugar de la rojigualda? ¿Pueden poner la bandera francesa, o canadiense, o cualquier otra?, ¿pueden colocar presidiendo la actividad educativa una media luna? ¿Pueden colocar encima de la pizarra una cruz gamada, o la hoz y el martillo? Contéstenos, por favor, porque si la respuesta es afirmativa, le aseguramos que vamos a tener decisiones muy curiosas en más de un centro educativo público. Pero si la respuesta es negativa, ¿porqué sí puede haber símbolos religiosos de una confesión determinada?, ¿se respeta así la neutralidad del Estado, obligada por la Constitución?
        No nos engañemos. La presencia de crucifijos presidiendo las aulas de los públicos es una medida que proviene de la época franquista. Y si entra dentro de la lógica que lo defiendan quienes añoran aquella época, ¿cómo se entiende que el Gobierno no tome cartas en el asunto y que algunos de sus ministros vea razonable que la situación pueda continuar?
       Si atendemos a las declaraciones de su partido y de su Gobierno, podemos leer titulares como “La futura Ley de Libertad Religiosa eliminará los crucifijos de los colegios públicos” “El Gobierno tendrá en cuenta la sentencia del TEDH”…, junto con otras como “El gobierno deja en manos de los padres y de los tribunales la iniciativa en el conflicto por los crucifijos en los centros públicos”, o “Es razonable la autonomía de los centros sobre crucifijos”.
El debido respeto a los ciudadanos exigiría que aclaren de una vez su postura.
      ¿Qué quiere decir, sr. Gabilondo, cuando declara que “espero que la ley traiga un ámbito abierto y plural de convivencia para sentar principios y convicciones antes de tomar cualquier posición”? ¿Establecer mecanismos de defensa de los derechos fundamentales de los ciudadanos depende de circunstancias de “conveniencia política”? ¿Tanta fuerza tienen determinados sectores integristas como para que todo un gobierno ceda a las presiones de la Conferencia Episcopal?
Las propias asociaciones de jueces del Estado español, tanto las de carácter progresista como las de carácter conservador, han asegurado que tras la sentencia del TEDH los jueces deben adecuar sus resoluciones a la misma, y que de no hacerlo deberían justificar mucho las razones por las que hipotéticamente se apartan de la misma. Y sin embargo es el propio Gobierno el que parece apartarse, en una postura de calculada ambigüedad, de los contenidos de la sentencia del TEDH.
        ¿A quién quiere el Gobierno acercarse más, o parecerse: a personajes de la talla política y moral de Silvio Berlusconi, a los sectores integristas que desean que no desaparezca una situación heredada del franquismo, o por el contrario a las miles de voces que le están reclamando que promueva de una vez una normativa clara que apuntale la separación Iglesia-Estado y garantice la obligada neutralidad del Estado en cuanto a las convicciones de los ciudadanos y la igualdad de los mismos con independencia de dichas convicciones? Por un mínimo de respeto a los ciudadanos, el Gobierno debería dejar clara su postura, para que cada uno sepa a qué atenerse.
       Por último, sr. Ministro de Educación, ¿cómo vamos a educar a nuestros hijos en el respeto a los Derechos Humanos si se permite la continuidad de una situación que los vulnera? No lo decimos nosotros, lo dijo un juez de Valladolid con una argumentación jurídicamente intachable, y lo ha vuelto a decir ni más ni menos que Tribunal Europeo de Derechos Humanos

COMUNICADO DE EUROPA LAICA

Europa Laica, muestra su total disconformidad por las declaraciones del Ministro de Educación, Ángel Gabilondo, en las que ha expresado en Valladolid como “razonable” que sean los propios centros escolares “los que resuelvan sobre la permanencia o no de los símbolos ideológicos y religiosos”. Mostrando, con estas presuntas declaraciones, una total falta de sensibilidad hacia la Constitución española y hacia la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Derechos de la Infancia. También un cierto desprecio hacia sentencias y autos de la jurisdicción ordinaria española, del Tribunal Supremo, del Tribunal Constitucional y hacia la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que reafirman el deber de neutralidad del Estado en materia ideológica y religiosa, principalmente en lo que afecta a los centros educativos, para preservar los derechos de los escolares.  Nos sumamos y nos hacemos eco de la nota de prensa y argumentaciones que la “Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid” han expresado en el día de hoy y que reproducimos a continuación. No nos parece que declaraciones de este tipo vayan a contribuir positivamente al sosegado y neutral diálogo social y político que el Ministro ha expresado de cara a un posible y denominado “Pacto por la Educación”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

REUNIÓN DE GRANADA LAICA 7/05

GRANADA LAICA

CONVOCATORIA  MAYO   2009
 
DIA: JUEVES, 7 de MAYO 
 
HORA: De 18 a 20 horas
 
LUGAR: Facultad de Ciencias Políticas y Sociología Aula  Seminario II 2ª planta
 
ORDEN DEL DÍA:
Lectura del acta anterior

TEMA DE DEBATE: Ley de Libertad de Conciencia presentada por Europa Laica

CAMPAÑAS: Campaña IRPF Camisetas, Día Nueva Ciudadanía, Cancelación de datos y apostasía…

Actividades para el Día del Laicismo, 2009

Propuestas, ruegos y preguntas

CAMPAÑA SEPARACIÓN IGLESIAS ESTADO

CAMPAÑA SEPARACIÓN IGLESIAS ESTADO

CAMPAÑA SEPARACIÓN IGLESIAS ESTADO

Recogida de firmas en Granada –

Todos los sábados de MAYO en Puerta Real

Los sábados de MAYO, salvo por lluvia,  colocaremos en Puerta Real, junto a la Fuente de las Batallas, una mesa para recogida de firmas de 11:30 a 13:30.
Allí habrá un grupo de Granada Laica, pero tú también puedes colaborar.

Igualmente puedes apoyar la campaña imprimiendo el folio de recogida de firmas en este enlace

Firmas en papel de la Campaña SEPARACIÓN IGLESIAS ESTADO en el siguiente enlace:

Hoja de recogida de firmas 

http://www.laicismo.org/anejos/4620/Separacion_Iglesia-Estado.pdf

Queremos hacer la entrega ya y queremos superar las 25.000 firmas.

También puedes difundir la campaña en internet difundiendo nuestra página web

www.laicismo.org

La campaña continuará activa todo el año 2008

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

UN ESTADO LAICO.- Javier Ortiz

UN ESTADO LAICO.- Javier Ortiz
     Para organizar un Estado laico, lo primero que se precisa es tener la firme voluntad de organizar un Estado laico.

Dicho así, parece una redundancia, o una boutade, pero qué va. Es dudoso que quien se viste de gala para acudir al Vaticano a concelebrar la beatificación o santificación de éste o del otro supuesto mártir hispano, y besa la mano de todos los papas o cardenales que se le ponen por delante, tenga claro que lo que desea es que el Estado que representa sea escrupulosamente laico.

Si bien se mira, es sencillísimo lograr que el Estado español se convierta en laico con todas las de la ley. Basta con tratar a la Iglesia Católica igual que a las demás confesiones religiosas. Se trata de denunciar, por absurdos e improcedentes, el acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre Asuntos Jurídicos, el acuerdo sobre Enseñanza y Asuntos Culturales, el acuerdo sobre Asuntos Económicos y, en fin, el acuerdo sobre Asistencia Religiosa a las Fuerzas Armadas y el Servicio militar de los clérigos y religiosos, todos ellos suscritos por última vez el 3 de enero de 1979, si mi información es correcta. Y poner fin al atávico pago de las amortizaciones que recibe la clerecía para compensarla por las muy moderadas y más que sensatas medidas que tomaron Mendizábal y Madoz allá por los inicios y los medios del siglo IXX, con la comprensible intención de que España se convirtiera en un Estado moderno.

Se trata, por poner un ejemplo, de que el Estado no pregunte a los contribuyentes si queremos que una parte de los impuestos que pagamos vayan a parar a la Iglesia vaticana, por la misma razón que no nos pregunta si deseamos que recalen en la Iglesia taoísta o en el Frente Zapatista de Liberación Nacional.

¿Que una mayoría de la población española es católica? Tengo mis dudas. Pero, de ser así (que no niego que pueda serlo), mucho mejor que se le pone. Que los fieles de esa Iglesia, de la que son devotos, contribuyan por su cuenta al mantenimiento de su estructura y aseguren el sostén de sus actividades. Son libres de hacerlo. ¿Quién se lo impide? Pero que no reclamen que la organización del Estado se ponga a su servicio
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres